Tools
Search
Register

Cuadernos de Compañero

Lo que pasó fue que… los liceos populares

E-mail Imprimir PDF
cuadernos de compañeroExtractado del libro “43 años de lucha por la educación pública (1964-2007)”
de María Barhoum, Fernando Pesce y Jaime Yaffé.


“Los liceos populares constituyeron veinticinco experiencias de gestión democrática y participativa de la enseñanza media que funcionaron en Montevideo entre la primera quincena de setiembre y fines de octubre del año 1970.

“Cada liceo popular se creó a partir de iniciativas surgidas en asambleas de padres, estudiantes y docentes de cada uno de los institutos públicos en donde se impartía enseñanza media y que habían sido clausurados en agosto de 1970 por parte de la COMIN (Comisión Interventora de la Enseñanza, presidida por Armando Acosta y Lara)…

“…Los liceos populares funcionaron en locales sindicales, religiosos, deportivos y hasta incluso en casas particulares por el período de un mes y medio, desafiando las amenazas y las agresiones a los que fueron sometidos y ensayando modalidades de gestión y de enseñanza diversas pero con un denominador común: la defensa de la autonomía y de la democracia.

“Ni la intervención, ni las medidas autoritarias, ni los permanentes ataques declarativos de los medios de comunicación, ni los atentados de grupos fascistas como la Juventud Uruguay de Pie (JUP) pudieron impedir el funcionamiento de los liceos populares.

Un poco de historia…

“Las medidas de suspensión temporal de las clases, el cierre de centros educativos, la destitución y detención de docentes y estudiantes, habían sido transformadas en fenómenos usuales durante el pachequismo. Como medidas represivas, éstas se enmarcaban dentro de una política gubernamental de “mano dura” movida por la ilusión de acallar las reivindicaciones populares y “poner orden”.

“En el año 1968 se produjeron algunos acontecimientos que pueden considerarse hitos represivos que se sucederían en años siguientes hasta desembocar en la dictadura cívico militar, y que fueron señales inequívocas de un gradual avance autoritario del Estado; obviamente el sistema educativo nacional no escapó a las medidas represivas y al autoritarismo. Como acontecimiento relevante se destacó la intervención de la enseñanza, decretada en el año 1970.

“A principios del año 1968 se instaló el recientemente electo Consejo de Educación de Secundaria que, por mayoría de sus integrantes, eligió al profesor Inspector Arturo Rodríguez Zorrilla para ocupar el cargo de Director General. El Poder Ejecutivo debía designar al Director General a propuesta del Consejo con venia previa del Senado. El Senado, haciendo uso inusual de una política interventora en la enseñanza, había pretendido que el Director electo acudiera a “rendir cuentas” sobre la conducción que pensaba dar a la enseñanza secundaria.

“Dando muestras de dignidad y de respeto a la autonomía, Rodríguez Zorrilla se negó a asistir y el 7 de junio escribió una nota a la Comisión de Asuntos Administrativos de la Cámara alta... El no otorgamiento de la venia y la no designación del Director General electo fue un notorio atentado a la autonomía y a las normas vigentes, por parte de quienes alegaban defender las mismas.

“Durante el año 1968 otros acontecimientos represivos se fueron sucediendo; en agosto se produjo el allanamiento de locales universitarios y fuertes represiones a las movilizaciones estudiantiles que dieron como resultado el asesinato de los estudiantes Líber Arce, ese mismo mes, y Hugo de los Santos y Susana Pintos en setiembre. Fueron los tres primeros “mártires estudiantiles”, asesinados por la represión policial en tiempos del autoritarismo civil que antecedió a la dictadura cívico-militar.

“La clausura de cursos fue otra de las medidas utilizadas por el gobierno de la época para promover el “orden”. Entre el 22 de octubre y el 15 de diciembre se suspendieron las clases en Enseñanza Secundaria y la Universidad. Lo mismo ocurrió en junio de 1969 cuando las clases fueron clausuradas alegando epidemia de gripe.

cuadernos de compañero“En el año 1970 el Poder Ejecutivo arremetió con medidas aún más severas. El 12 de febrero intervino la enseñanza secundaria, creando la Comisión Interventora (COMIN), la FNP decretó seis días de paro y convocó a concentrarse los días 12 y 13 de febrero en la puerta del Consejo de Educación Secundaria para manifestar el rechazo a la intervención, repudiar a los interventores y solidarizarse con los Consejeros destituidos. Como producto de esta movilización resultaron detenidos un profesor y tres estudiantes.

“…La primera medida fue suspender la autorización para realizar las Salas Docentes liceales convocadas por las Asambleas Técnico Docentes. La medida se enmarcaba en la política antidemocrática de la interventora, que se adelantó a una reprobación y repudio de su existencia por parte del profesorado nacional. Como respuesta a esa medida autoritaria, la III sesión extraordinaria de la VIII Asamblea Técnico Docente se realizó el día 27 de febrero. “Ese fue el motivo por el que los interventores destituyeron de sus funciones en el cargo de dirección a los profesores José Sanguinetti del Liceo de La Paz, Uruguay Yarcé del Liceo de San Ramón y Ángela Roca Saldaña del liceo Nro.17. Asimismo fueron destituidos los docentes Luis Guidotti, Ruiz Pereira, Adolfo Caravia, Carlos Mato y Victoria Perelló.

“Las primeras destituciones docentes se vivieron con el asombro y el estupor provocados por el caso y con la inmediata reacción del sindicato docente…

“…También el COMIN ordenó a los directores liceales prohibir el proselitismo y retirar la propaganda política de los centros de estudio. Todos los directores que se negaran a dar cumplimiento a las acciones represivas eran pasibles de rigurosa destitución y sustitución por adeptos al gobierno y a su ideología. En este escenario la COMIN era el instrumento oficial que debía preparar el ambiente educativo para que se impusieran el Consejo Interino y la posterior ley de educación, que remataría definitivamente la autonomía en la enseñanza y la sujetaría formalmente al poder político de turno…

“...Desde el inicio del año lectivo hasta agosto, el COMIN continuó con la política persecutoria, autoritaria y arbitraria en la gestión del sistema educativo, en donde claramente se veían la autonomía y los principios democráticos cada vez más erosionados…

“…El 28 de agosto, una semana después del reinicio de los cursos que habían sido clausurados por diez días (el 10 de agosto) la COMIN resolvió la finalización del año lectivo… aseguró la recuperación de las clases perdidas en febrero del año siguiente…

“…la Gremial de Profesores de Montevideo (GPM) emitió un comunicado de prensa denunciando la situación y sus consecuencias sobre la calidad de la enseñanza y alertó a los padres y la opinión pública en general…

“…en los liceos en los que los docentes estaban más organizados se produjo la inasistencia mayoritaria a las reuniones de evaluación final. Se negaban a ser cómplices de la interventora. Obviamente las listas delatoras comenzaron a llegar a la interventora y las sanciones a aparecer sin dilaciones…

“La separación del cargo, los sumarios y la clausura de los cursos fueron los motivos que impulsaron a los padres de los estudiantes afectados a agruparse y participar de movilizaciones, hito fundamental en el proceso de intervención de la enseñanza y que derivaría en la conformación de los llamados “liceos populares”.

“…se llegó a octubre con APAL constituida en casi todos los liceos de enseñanza secundaria básica… en rechazo a la interventora y todas sus resoluciones ilegítimas…

“…Los liceos populares tuvieron las siguientes finalidades: organizar espacios de enseñanza para continuar los cursos clausurados; evitar la deserción estudiantil; involucrar a los padres en la enseñanza de sus hijos; estrechar vínculos entre padres, docentes y estudiantes que permitieran hacer frente a la intervención y preparar el escenario para futuras movilizaciones en contra del proyecto de ley de educación que se estaba gestando y que sometía a la enseñanza secundaria al poder político…”.

Buscar